Home Tecnología Xbox Series X: la nueva consola de Microsoft se pone a la...

Xbox Series X: la nueva consola de Microsoft se pone a la venta este martes en todo el mundo

330
0

Xbox Series X es una máquina tremendamente vigorosa, algo que el hardware de Microsoft deja patente desde el mismo momento de encenderse. De esto se deduce que, quizá, se haya ganado (de inicio) el título de “videoconsola más potente de la nueva generación”.

A este respecto parte con valores superiores en contraste a su competidora más directa, y no lo vamos a negar, los números son importantes, pero aquí también cobra especial importancia la agresiva estrategia comercial que lo rodea.

Tras pasar unas semanas con Xbox Series X y Xbox Series S, ambos sistemas parecen dirigidos hacia un futuro brillante. La nueva generación promete experiencias sin precedentes, imágenes impresionantes y una tasa de comodidad desconocida para los jugadores.

¿Evolución natural?

A lo largo de los años, el fabricante norteamericano ha variado los arquetipos de mercado de una forma continuada hasta el punto de estandarizar la evolución de cada sistema de juego a lo largo de su propio periodo de vida comercial.

Por ejemplo, cuando se lanzó Xbox 360, la Xbox original de 2005 poco tenía que ver con lo que representaba en su lanzamiento, al igual que Xbox 360 era muy diferente en 2013 que cuando le tocó ser sustituida.

Esta lógica de actuación también se aplica a Xbox One, el dispositivo que deja su espacio a la nueva generación, pero con una diferencia fundamental marcada por una rotunda corrección en la vía de comercialización: Xbox One abría su generación con el objetivo de convertirse en un centro de entretenimiento general hasta llegar a afianzarse en todo lo contrario, una máquina centrada exclusivamente en los jugadores y los juegos, a garantizar el mejor rendimiento posible, y apostar por servicios complementarios como el importante Game Pass, que al amparo de otras suscripciones similares ofrece cientos de títulos, incluyendo novedades, mediante el pago de una cuota mensual.

La estrategia es tan importante que, para expandir su sistema, Microsoft lanza, de inicio, dos consolas diferentes y complementarias: Xbox Series S, más asequible y sin unidad de disco (precio venta recomendado: 299€), es la puerta de entrada a la nueva generación principalmente gracias al Game Pass; en la misma línea, Xbox Series X, más potente y con unidad de disco, se erige como la apuesta más impactante de cara a los jugadores (precio venta recomendado: 499€). Nos detenemos en repasar las características de esta última:

Diseño

La mayor cualidad en relación al aspecto de Xbox Series X es su atrayente moderación. Siguiendo la misma filosofía de diseño propuesta por Microsoft en el reinicio de los conceptos de la generación anterior de la que surgieron Xbox One X y Xbox One S, la consola llama discretamente la atención a pesar de su formato atípico. Con 15,1 cm de ancho, 15,1 cm de largo y 30,1 cm de alto, Series X se erige en forma de imponente pieza rígida que guarda similitudes con la torre de un ordenador. Aunque dispone de soporte para que se coloque en horizontal, lo ideal es acomodarla en posición vertical teniendo en cuenta su enorme salida de ventilación en la parte superior.

Los paneles ofrecen botones y conexiones en varios extremos de las superficies. En la parte frontal se distingue un puerto USB y tres pulsadores: el botón de encendido/apagado, para expulsar el disco y el que corresponde al emparejamiento con el control inalámbrico. Mientras la parte delantera de la consola tiene limitados los puertos de conexión en función del diseño, la trasera ofrece lo contrario: dos puertos USB 3.0, cable Ethernet, salida para HDMI 2.1, ranura para la tarjeta de expansión de almacenamiento SSD y la entrada del cable de alimentación. El conjunto de accesos se concentra en la zona inferior, lo que ayuda a mantener los cables ocultos independientemente de la posición de la consola.

Te puede interesar

El Hardware más potente de la generación

Xbox Series X garantiza, al menos nominalmente, el mejor rendimiento entre las videoconsolas de nueva generación. El nuevo tope de gama de Xbox es una barbaridad en términos de especificaciones técnicas donde no faltan agudas soluciones de ingeniería. Por ejemplo, para acomodar el chasis, la placa base se divide en dos partes, lo que ayuda a controlar la temperatura de los componentes. El procesador es un AMD Ryzen con arquitectura Zen 2, ocho núcleos de 3.8 GHz o 3.6 GHz en modo SMT (Multi-Threading simultáneo). Series X también asegura algunas características muy interesantes, por ejemplo, tiempos de carga prácticamente inexistentes que impulsan 16 GB de RAM GDDR6 y una unidad de almacenamiento de 1 TB de SSD NVMe. La compatibilidad con DirectX Raytracing acelerado por hardware, que simula las propiedades de la luz y el sonido en tiempo real supone otro punto de inflexión. La consola también cuenta con una expansión mediante tarjeta de memoria de hasta 1 TB y reproductor de Blu-ray capaz de soportar resoluciones 4K, además de ofrecer un rendimiento variable de 60 a 120 cuadros por segundo.

comentarios

Comentarios

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here