Home Noticias Internacionales Trump: “Amañaron las elecciones, pero aun así vamos a ganarlas”

Trump: “Amañaron las elecciones, pero aun así vamos a ganarlas”

41
0
  • El presidente de EEUU se niega a aceptar su derrota en su primer mitin tras la celebración de los comicios
  • El republicano presiona al gobernador de Georgia para que revierta la victoria de Biden en su estado
  • El 88% de los congresistas de su partido se niegan a decir quién ha ganado las elecciones

Ha pasado casi un mes desde que se confirmara la derrota de Donald Trump en las elecciones de Estados Unidos, semanas desde que perdiera sus recursos en los tribunales y días desde que todos los estados donde cuestionó el resultado certificaran la victoria de Joe Biden. Pero el todavía presidente sigue vendiendo su realidad paralela como si todo siguiera en el aire, como si fuese un paciente psicótico asaltado por los delirios y las alucinaciones. “Hicieron trampas y amañaron las elecciones presidenciales, pero aun así vamos a ganarlas”, dijo Trump el sábado por la noche en Georgia. El republicano celebró allí su primer mitin desde la celebración de los comicios, una perorata quijotesca de hora y media en la que no dio ningún indicio de que vaya a aceptar el resultado

“Si perdiera, me comportaría como un perdedor elegante. Me iría a Florida y viviría tranquilamente. Pero cuando te han robado, no se puede aceptar”, afirmó ante miles de seguidores que le recibieron al grito de “te queremos” y “cuatro años más”. Trump repitió durante su discurso muchas de las falsedades y teorías conspiratorias que ha enarbolado en las últimas semanas, un mantra que ha calado en millones de votantes republicanos y ha logrado herir gravemente la credibilidad de la democracia estadounidense. Sus votantes parecen estar tan convencidos del supuesto fraude que la inmensa mayoría de congresistas republicanos no se atreven a reconocer todavía la victoria de Biden. En muchos casos, por temor a las represalias de su electorado. 

Congresistas republicanos no reconocen la victoria de Biden

Una encuesta realizada por ‘The Washington Post’ entre los 249 senadores y congresistas republicanos del Capitolio arrojó el sábado un resultado esclarecedor: solo 27 reconocen la victoria de Biden sobre Trump. El resto, el 88% de sus cargos electos en el Capitolio, no quisieron pronunciarse sobre quién ha ganado las elecciones. Y es que el presidente no las da por perdidas. Horas antes de viajar a Georgia, donde el próximo 5 de enero se disputarán las dos segundas vueltas que decidirán el control de la Cámara Alta, llamó a su gobernador republicano para pedirle que convenza a su parlamento para revocar la victoria de Biden en el estado, una maniobra sin precedentes que se suma a las muchas estratagemas que ha puesto en marcha en las últimas semanas para dinamitar el proceso democrático. 

Trump está furioso con el gobernador Brian Kemp, al que lleva varios días atacando en las redes sociales. Lo mismo que ha hecho con otros altos cargos republicanos del estado por certificar su derrota, lo que ha propiciado que muchos de ellos hayan recibido amenazas de muerte anónimas. Y el sábado volvió a disparar contra Kemp. “Vuestro gobernador podría haberlo frenado muy fácilmente si supiera que narices está haciendo”, dijo después de que el público coreara “paren el robo”. Sus teorías no solo han sido descartadas por los tribunales, sino por el propio fiscal general del Estado, William Barr, uno de sus aliados más cercanos, que esta misma semana descartó que se han producido irregularidades capaces de cambiar el resultado de las elecciones. 

Segundas vueltas de Georgia

Te puede interesar

Trump también dijo que los demócratas se están preparando para “robar” los dos escaños del Senado que se decidirán en Georgia poco después del Año Nuevo, unas elecciones extraordinariamente importantes para Biden, que necesita ganarlas si quiere tener el control de las dos cámaras del Congreso. “Esas elecciones decidirán si vuestros hijos crecerán en un país socialista o en un país libre”, dijo el todavía presidente. “Y eso es solo el principio porque esta gente quiere ir más allá para transformarnos en un Gobierno comunista”. 

En las filas republicanas muchas voces advierten que Trump ha puesto en peligro el desenlace de Georgia al cuestionar la integridad electoral. Temen que muchos conservadores no acudan a las urnas el 5 de enero pensando que su voto no cuenta o que será manipulado, una de las potenciales consecuencias de la campaña farisea del presidente.  

comentarios

Comentarios

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here