Home Entretenimiento ¿Sirve mi champú en verano? La guía definitiva para cambiar la forma...

¿Sirve mi champú en verano? La guía definitiva para cambiar la forma de lavarte el pelo

49
0

Resulta sencillo anotar en el calendario las fechas de la caída estacional, sin embargo, cada estación afecta al cabello de una forma distinta.

Estas modificaciones no tienen tanto que ver con el ciclo de vida del pelo como con las condiciones climáticas de cada estación.

En verano, nuestro día a día se ve modificado por las altas temperaturas y el aumento de las horas de sol, lo que se traduce en rayos solares sobre el pelo y el sudor como incómodo accesorio capilar.

Pero ahí no queda la cosa, nuestras prácticas veraniegas suman a la lista de agresiones: la sal, el cloro y la arena. Cada uno de estos condicionantes tiene un efecto diferente en el cabello, lo que hace necesario cambiar la rutina no solo de proteger el pelo, sino también de lavarlo.

Las condiciones climatológicas del verano son más agresivas para el cabello. (Launchmetrics Spotlight)

Las agresiones del verano y su champú ideal

Teresa Climent, licenciada en Farmacia y Technical Manager de la marca de cuidado capilar Nuggela & Sulé, desmenuza los efectos de todos los ingredientes del verano y lo que pueden llegar a hacer en nuestro cabello:

  • Sol. La exposición al sol puede dañar la capa externa del pelo, la cutícula, lo que se traduce en la pérdida de la humedad. El cabello se queda seco, quebradizo y es más probable que las puntas se abran. También repercute en el color del cabello, especialmente si está teñido, se decolorará y se irá apagando.
El viento no solo enreda el cabello, también lo reseca. (Launchmetrics Sppotlight)
  • Calor. “El calor excesivo puede debilitar las proteínas del cabello, haciendo que pierda su fuerza y elasticidad”, señala la experta. La probabilidad de fractura y puntas abiertas se incrementa si, además, se usan fuentes de calor.

¿Qué champú uso? Si la exposición al sol va a ser muy intensa, lo que aumenta el riesgo de que el cabello se seque y se vuelva quebradizo, se debe optar por un champú hidratante que reponga la humedad y lavar el cabello con menos frecuencia para evitar que se reseque demasiado.

  • Arena. La playa puede tener un riesgo extra, ya que “la arena puede actuar como un abrasivo para el cabello. Cuando la arena se mezcla con el sebo natural del cuero cabelludo y el sudor, puede causar fricción y desgaste en la cutícula del cabello. Esto resulta en una textura áspera y difícil de manejar, aumentando la vulnerabilidad del cabello a otros daños”.
La sal marina reseca el cabello, es por ello necesario aclararlo completamente. (Yoann Boyer para Unsplash)
  • Sal. Otro de los condicionantes playeros especialmente agresivo para la belleza del pelo está en la sal, que tiene un poder deshidratante. Absorbe la humedad natural del cabello y del cuero cabelludo, dejándolo seco y frágil, a lo que se suma que, si se acumula sobre el pelo, le aporta rigidez y opacidad.

¿Qué champú uso? En el caso de la sal, como esta también deshidrata el pelo, la recomendación es la misma: enjuagar con agua fresca al salir del mar y usar un champú suave y acondicionador para restaurar la humedad.

La climatogología del verano hace aumentar la frecuenciaa de lavado del cabello, es entonces cuando los champús suaves son aliados para la salus del cabello. (Launchmetrics Spotlight)
  • Cloro. Resulta que este ingrediente clave de los veranos piscineros es altamente oxidante y elimina los aceites naturales del cabello que mantienen su correcta hidratación y evitan que sea frágil y quebradizo. Además, puede modificar el color de los cabellos teñidos, ese efecto verdoso que se aprecia en los cabellos más claros.

¿Qué champú uso? Si el verano va a estar más cerca de la piscina que del mar, teniendo en cuenta que el cloro aumenta la sequedad y la fragilidad del cabello, lo primero es enjuagar el cabello con agua fresca inmediatamente después de salir de la piscina y usar un champú clarificante seguido de un acondicionador profundo.

  • Viento. Favorecer que se enrede el pelo, generando nudos y la consiguiente tracción al desenredarlo. Pero ahí no queda la cosa, “el viento también puede levantar las cutículas del cabello, dejándolo más vulnerable a la pérdida de humedad”.
Foto: Negin Mirsalehi siempre lleva el cabello castaño, pero lo ilumina más en los meses de verano. (Launchmetrics Spotlight)
  • Sudor. Si nuestro verano se va a desarrollar siempre en clave deportiva, lo que supone una sudoración abundante, la experta advierte que, como el sudor puede acumularse en el cuero cabelludo y en el cabello, haciendo que se sienta sucio y pesado, la frecuencia de lavado también aumentará.

¿Qué champú uso? Tu aliado en tal caso será un champú suave e hidratante que limpie, pero no elimine los aceites naturales del cabello aunque te lo laves con frecuencia.

Tipos de champú que usar en verano

Determinadas las agresiones, como la farmacéutica recuerda, para cada tipo de cabello, pero también para cada agresión veraniega existe un tipo de champú (y una frecuencia) con la que evitar los efectos dañinos del verano.

Cada champú actúa sobre una necesidad capilar concreta. (Launchmetrics Spotlight)
  • Protección UV. Los ingredientes necesarios son los filtros solares. Protegen el cabello de los rayos UV, previenen la descomposición de las proteínas del cabello y la pérdida de color.
  • Hidratación intensa. Los ingredientes claves serán ácido hialurónico, glicerina, aloe vera, pantenol (provitamina B5), aceite de argán, aceite de coco y manteca de karité. Los champús con algunos de estos ingredientes mantienen la humedad del cabello y evitan la sequedad producida por el sol, el cloro y la sal.
  • Reparación y Fortalecimiento. Ingredientes como keratina, proteínas de seda, colágeno, biotina, extracto de cebolla roja y glucógeno marino serán claves para reparar el daño estructural del cabello, fortalecerán las fibras capilares y reducirán la fragilidad. Aquí la recomendación de la experta es el Champú Premium Polinesia de Nuggela & Sulé.
Tras el champú, el uso de algunos acondicionadores y las mascarillas, ayuda a protege y reparar la hidratación del cabello. (Launchmetrics Spotlight)
  • Antioxidantes. Para ralentizar el envejecimiento del cabello, estos champús incluyen ingredientes como la vitamina E, el extracto de hojas de moringa o el aceite de chía. Su finalidad es la de proteger el cabello de los radicales libres generados por la exposición al sol y otros factores ambientales y que desencadenan el estrés oxidativo.
  • Antiencrespamiento. Asociado con la sequedad del cabello, los champús con ingredientes como el aceite de jojoba, de argán, de macadamia, el extracto de remolacha, la silicona (en cantidades moderadas) o el extracto de seda, ayudan a controlar el encrespamiento y mejoran la manejabilidad del cabello, por lo que la experta de Nuggela & Sulé los señala como idóneos para climas húmedos o con viento.
  • Calmantes y centrados en el cuero cabelludo. Sus ingredientes estrella son las ceramidas y el aloe vera. Su finalidad es la de aliviar la irritación y prevenir la descamación del cuero cabelludo, manteniéndolo saludable y equilibrado.
Algunas agresiones externas habituales del verano como la sal o la arena pueden afectar a la salud del cuero cabelludo. (Getty)

En el top de recomendaciones veraniegas de la experta en cabello, Teresa Climent, destacan: los champús con proteína y keratina, “reparan el daño y fortalecen el cabello desde el interior”, los hidratantes con aceites naturales, “proveen hidratación profunda sin dejar el cabello pesado” y aquellos con antioxidantes, “protegen contra el daño ambiental y UV.”

Foto: Desde la forma de enjabonar hasta el aclarado final, lavarse el pelo debe seguir una correcta metología. Modelos en el backstage de Yuhan Wang. (Imaxtree)

La frecuencia de lavado según cada tipo de cabello

El sudor o el agua de la piscina y del mar, que ensucian considerablemente el cabello, obligan a que la frecuencia de lavado aumente durante los meses del verano. Pero, el tiempo de espaciado de los lavados lo determinará, en realidad, el tipo de cabello de cada persona y su exposición a las condiciones veraniegas. Un surfista o una persona con el pelo graso, por ejemplo, notarán que su cabello exige un aumento en la frecuencia de su lavado.

En el verano, los cabellos decolorados corren el riesgo de que su color se vea alterado. (Launchmetrics Spotlight)

Si tienes el cabello seco o dañado, su habitual sequedad empeorará en verano. La recomendación de la farmacéutica es no lavarlo con demasiada frecuencia, espaciando los lavados entre 3-4 días, para mantener sus aceites naturales. El truco será utilizar champús hidratantes y nutritivos.

En los casos de cabello graso, la frecuencia de lavado será cada 1 o 2 días, para poder mantener el cuero cabelludo limpio y fresco. “Es esencial usar un champú suave que no sea demasiado agresivo para no provocar una producción excesiva de sebo”, puntualiza la experta.

Para cabellos normales, ni muy secos ni muy grasos, la recomendación es lavarlo cada 2-3 días, para mantener el equilibrio del cuero cabelludo y la hidratación del cabello. Pero estas recomendaciones cambian dependiendo del tipo de vida o actividad que vayamos a realizar en verano.

Las barreras físicas como los pañuelos o los sombreros, ayudan a proteger el cabello de la incidencia directa del sol. (Launchmetrics Spotlight)

Cómo se debe lavar el cabello en verano

Igual que no existe un solo tipo de cabello ni unas vacaciones de verano idénticas, no hay una rutina inamovible a la hora de lavar el cabello en la estación más cálida, pero la farmacéutica Teresa Climent nos da algunos tips útiles para no destrozar el pelo estos meses.

¿Hace falta aumentar el número de jabonadas (veces que se aplica champú y se aclara)? “Realizar una jabonada suele ser suficiente si el cabello no está extremadamente sucio. Sin embargo, si se ha estado expuesto a mucha suciedad, sudor o productos de peinado, se puede hacer una segunda jabonada con un champú suave”.

En el caso de realizar dos jabonadas, el champú utilizado debe ser suave para no resecar el cabello. (Pexels)

Cómo lavar el cabello en verano:

  1. Primera jabonada: “Si se hace una doble jabonada, la primera debe enfocarse en limpiar el cuero cabelludo. Masajear suavemente con las yemas de los dedos para estimular la circulación y eliminar la suciedad y el exceso de grasa”.
  2. Segunda jabonada: “Si se realiza, debe ser suave y rápida, enfocándose en limpiar el cabello desde la raíz hasta las puntas”.
  3. Enjuague: “Enjuagar completamente para asegurarse de que no queden residuos de champú, que pueden irritar el cuero cabelludo y causar sequedad”.
El champú en seco es uno de los grandes aliados de los cabellos grasos. (Imaxtree)

​Champú en seco en verano ¿sí o no? Según la experta, pueden ser útiles para refrescar el cabello entre lavados, pero no deben sustituir los lavados regulares con agua y champú tradicional. En el caso de que se utilicen, se debe limpiar bien el cuero cabelludo durante los lavados para evitar la acumulación de residuos.

Extra tips:

  • Enjuague diario. Siempre que el cabello haya estado expuesto a cloro, sal o sudor, se debe enjuagar con agua fresca diariamente, este gesto, explica, puede ayudar a eliminar las impurezas sin necesidad de un lavado completo con champú, que puede ser más agresivo. Truquito.
Aclarar el cabello tras salir del agua del mar o de la piscina, igual que tras practicar deporte, evita tener que lavarlo con tanta frecuencia. (Pexels/Armin Rimoldi)
  • Usar un champú suave e hidratante. Ayudará a mantener el equilibrio del cuero cabelludo y evitar la sequedad excesiva. Apúntate a champús con ingredientes naturales y sin sulfatos si los vas a usar de forma frecuente.
  • Acondicionador y mascarillas. Si los usas después de cada lavado, en el caso de la mascarilla intensiva una o dos veces por semana, mantendrás el cabello hidratado y nutrido.
  • Utilizar protección UV. Además de llevar barreras físicas como sombreros si se va a pasar mucho tiempo bajo el sol, los cosméticos con protección solar formulados para el cabello evitarán que el cabello se estropee.

Resulta sencillo anotar en el calendario las fechas de la caída estacional, sin embargo, cada estación afecta al cabello de una forma distinta.

comentarios

Comentarios

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here