Home Entretenimiento Por qué las joyas nostálgicas (y de plástico) de tu niñez están...

Por qué las joyas nostálgicas (y de plástico) de tu niñez están de moda

189
0

Cuando hablamos de las joyas de La Manso, la marca española que ha revolucionado el joyero de las estrellas pop nacionales e internacionales, ya dejamos claro que el plástico es el nuevo diamante. Después del auge de las señoriales y clásicas perlas, potenciado por las políticas de izquierdas y por marcas como Prada y Simone Rocha, ahora le toca el turno al material más democratizador y demonizado de la moda: el plástico. Pero que no cunda el pánico: firmas como La Manso se encargan de emplear plástico reciclado para convertir tu joyero en un oasis de sostenibilidad, color y pop. No cabe duda de que TikTok es ya un trampolín de tendencias de moda, y la red social, la responsable del boom de las joyas de plástico.

Pero ¿por qué triunfan estos diseños tan mundanos? Porque responden a esa oleada nostálgica respaldada por la generación Z y por los millennials, que han encontrado en sus diseños kitsch y en su ventana al pasado elementos con los que congenian a la perfección. “Lo que la gente realmente quiere ahora es apostar por la nostalgia más placentera. Durante el confinamiento solo nos teníamos que vestir para nosotros mismos, sin necesidad de tener que complacer ni impresionar a nadie”, explica Zoe Benyon, cofundadora de la marca de joyas londinense Robinson Pelham, a ‘Financial Times’ sobre el furor por los diseños neón más divertidos y eclécticos.

Marcas como Schiaparelli señalan que las joyas son el nuevo bordado a causa de la importancia que tienen a la hora de dar personalidad a los looks, y firmas como Bea Bongiasca y Fry Power se suman a la tendencia de darle al plástico más colorido un lugar destacado en la moda. La magia de la nostalgia y de las joyas del pasado con las que jugábamos a ‘vestir como las mayores’ ha llegado hasta tal punto gracias a TikTok y a las estrellas del pop que ahora Balenciaga vuelve a darle una segunda oportunidad a los míticos chupetes de plástico que se convirtieron en las esmeraldas de nuestra infancia, con la diferencia de que frente a los paupérrimos precios en pesetas de antaño, los pendientes de la marca de Demna Gvasalia cuestan ahora 425 euros. Son de resina de mármol, por si buscas una explicación a la abismal diferencia de precio, pero ya sabes que la moda se caracteriza por ser experta en echar levadura a los precios.

Balenciaga.

Al final, el secreto de las joyas de plástico es que se han transformado en joyas deseadas por las fashionistas, logrando de esta forma que modelos que antaño habríamos comprado por muy poco ahora se revaloricen y se persigan como si de piedras preciosas se tratara. Hoy, más que nunca, la moda se caracteriza por mirar al pasado con ternura y con nostalgia, pero, sobre todo, con cierto sarcasmo. De ti depende, eso sí, si gastarte 400 euros para reír o si es suficiente con ir a Aliexpress para hacerlo.

comentarios

Comentarios

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here