Home Noticias La hora de la verdad: presupuesto 2021 y educación superior

La hora de la verdad: presupuesto 2021 y educación superior

29
0

Nos encontramos ya en una de las últimas etapas de la discusión presupuestaria. Los programas de Educación Superior y Ciencia, luego de ser duramente criticados por las reducciones efectuadas por el Ejecutivo, pasarán a Comisión Mixta. Aquí, el Gobierno tendrá una nueva (y última) oportunidad para reivindicarse.

Es importante, en este contexto, poner algunos elementos sobre la mesa, con la finalidad de quitar el velo de lo que rodea a discusiones técnicas de este estilo. Ya que no es una discusión limitada a importantes sumas de dinero solamente, sino que en ella queda reflejado el modelo de país hacia donde queremos avanzar.

En la vital discusión que está teniendo lugar, quedará en evidencia si este año aprendimos algo como país, si la terrible pandemia, que ha dejado al descubierto muchas de nuestras fracturas como sociedad, ha generado un aprendizaje y si el despertar ciudadano, que fue coronado hace algunas semanas con una contundente respuesta de la población en un histórico plebiscito, ha logrado calar en las autoridades de Gobierno.

Para quienes gustan del lenguaje economicista y que ven en las palabras anteriores argumentos espurios que no repercuten en el desarrollo del país, es importante mencionar algunos elementos más cercanos a ellos. En su libro El valor de las cosas, la destacada economista italoestadounidense Mariana Mazzucato nos muestra, con variados ejemplos contingentes, que si los recortes presupuestarios se llevan a cabo en áreas esenciales, que crean los recursos para un futuro crecimiento –educación, infraestructura y salud–, entonces el Producto Interno Bruto (PIB) no crecerá.

En el mismo texto es posible ver con claridad los ejemplos de países como Italia y Grecia, naciones que privilegiaron la austeridad por sobre cualquier otra medida (o se vieron obligados a ello por organismos internacionales) y tuvieron importantes impactos negativos sobre el crecimiento y el PIB.

¿Por qué ocurrió esto si una idea podría ser que quien gasta menos tiene más? Precisamente, porque se deja de invertir en ámbitos productivos como los mencionados, perdiendo así la mirada de futuro.

De esta forma, es importante relevar que las reducciones planteadas por el Ejecutivo en su propuesta inicial no vienen de la mano de un manual científico que asegure crecimiento (puede que sí, puede que no), sino que responden a una visión política. Nuestra visión, sustentada por múltiple evidencia en el campo, considera que la mayor inversión en I+D y educación superior, es también una verdadera apuesta para generar el tan ansiado crecimiento.

La literatura sobre educación superior pública en períodos de crisis es bastante concluyente: países que redujeron inversión en este ítem durante la crisis subprime, mantuvieron dicha tendencia por muchos años más. De esta forma, no es baladí lo que ocurra esta semana.

Sería un error no tomar en cuenta el ejemplo de países como Francia o Alemania, los que aumentaron su inversión en educación superior pública e investigación para enfrentar tiempos de crisis, más aún luego de un año donde ha sido relevada con mayor fuerza la importancia de contar con un sistema de educación superior público robusto.

  • El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la línea editorial ni postura de El Mostrador.

comentarios

Comentarios

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here