Home Noticias Internacionales La escasez dispara el mercado negro de oxígeno en Perú en tiempos...

La escasez dispara el mercado negro de oxígeno en Perú en tiempos de covid

440
0

El covid-19 ha matado más de 41.000 peruanos y el horizonte de penas se ensancha ante la mirada estupefacta de millones de personas. La segunda ola de la pandemia ya golpea a distintas regiones que temen mirarse en el espejo de las situaciones que estremecieron a la ciudad brasileña de Manaos por la falta de camas en los hospitales y de provisión de oxígeno. En los dos últimos meses, su consumo se incrementó un 70%, según la Superintendencia Nacional de Salud (Susalud). Como en Manaos, la falta de oxígeno no solo provoca decesos en las casas sino olas de desesperación social de las que se lucran los especuladores en el mercado negro del aire. “No hay oxígeno en ninguna parte. No hay recargas, te dicen para otro día o te cobran lo que quieren”, ha relatado Celinda Rodríguez al diario limeño El Comercio.

Las autoridades sanitarias saben que no se trata de una cuestión menor. El virólogo Fernando Mejía recordó que el oxígeno suministrado a tiempo puede marcar “la diferencia entre la vida y la muerte” en pacientes con sus pulmones destrozados. Con esa certeza, los familiares de los infectados se lanzan a su adquisición. A las puertas de la fábrica Criogas, en la ciudad portuaria El Callao, en la periferia limeña, las personas pasan las noches sobre mantas o pedazos de cartón. Cada mañana, la policía revisa las filas y anuncia a los hombres y mujeres si tienen la suerte de volver a sus casas con las bombonas.

Los uniformados no pueden controlar la presencia furtiva de revendedores que llegan a quintuplicar los precios.  Luis Barsallo, el dueño de Criogas, ha sido apodado “el ángel del Oxígeno“, por su lucha contra los especuladores. Eso le ha valido amenazas de muerte que lo obligaron a cerrar por unos días la empresas. La reapertura de las actividades lo encontró frente al mismo circuito del lucro ilegal. “Yo mismo he retirado de la fila a unas 50 personas que no tenían documentos para demostrar que compraban el producto para un familiar”, declaró el empresario.

[embedded content]

Estafas y descuidos

El coronel Luis Huamán Santamaría, jefe de la División de Estafas de la Policía Nacional, reconoció que durante las últimas semanas ha crecido exponencialmente el mercado negro del oxígeno. “Crean falsos perfiles en Facebook. La víctima, que se encuentra en situación de apremio, deposita el dinero pero el tubo”. Eso fue lo que le sucedió a Akemi Montero: “Juegan con la vida y nuestra desesperación”.

El tema del oxígeno conlleva un problema añadido. Un 35% de los peruanos que han tenido covid-19 se automedicaron. Esa práctica también va en aumento con el correr de la segunda ola de la pandemia. Inés Sáenz, jefa del Servicio de Anestesiología y Recuperación del hospital Sabogal, ha advertido de los riesgos de utilizar el oxígeno sin una supervisión médica. “En forma indiscriminada o en altas dosis puede causar fibrosis y otros daños”, añade.

Indisciplina social

Perú se acerca a los 1,2 millones de casos positivos. En enero han perdido la vida 3.346 personas, de acuerdo con el el Ministerio de Salud (Minsa). Se trata de la cifra más alta observada desde septiembre. Sin embargo, la propia presidenta del Consejo de Ministros, Violeta Bermúdez, reconoció que ese número podría no estar dando cuenta de la realidad y pidió una actualización sincera de la cantidad de óbitos.

El Gobierno espera el primer lote de vacunas para la semana entrante. Por entonces, Lima y otros siete departamentos estarán hasta el 14 de febrero bajo los rigores de un nuevo confinamiento que, otra vez, corre el peligro de ser trasgredido. De acuerdo con una reciente encuesta del Instituto de Estudios Peruanos (IEP), el 89% siente temor por los efectos de la segunda ola.

Te puede interesar

El vicedecano del Colegio Médico del Perú, Ciro Maguiña, advirtió de que el país se acerca a “un desastre nacional”  que reclama medidas radicales. “No hay oxígeno, el personal no puede trabajar ya rebalsó la capacidad operativa. Falta febrero y marzo y la vacuna va a ser limitada y gradual”. El sondeo advierte de nuevas muestras de indisciplina social. Un 38% de los consultados reconoce que asiste a reuniones y un 20% confiesa que solo “a veces” utiliza mascarilla. “Esa misma gente luego va a reclamar atención a los hospitales cuando ya no hay camas UCI, no hay personal de salud y lo más indignante es que salen a protestar en contra de la cuarentena“, lamentó el virólogo Juan Villena.

comentarios

Comentarios

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here