Home Noticias Javier Gutiérrez: “Las personas más normales pueden llegar a cometer actos atroces”

Javier Gutiérrez: “Las personas más normales pueden llegar a cometer actos atroces”

12
0

La última vez que Javier Gutiérrez se puso a las órdenes de Manuel Martín Cuenca con El autor (2017), el director le convirtió en un manipulador capaz de sacrificar su propia existencia y la de los demás a cambio de una buena historia para su novela. Cuatro años después, el actor se mete en la piel de otro inquietante personaje en La hija (2021), película participada por RTVE, que llega a los cines este 26 de noviembre.

Los actores estamos para defender, no para juzgar a los personajes”, asegura Gutiérrez. Una lección de primero de interpretación que le ha sido muy útil, una vez más, para encarar a su alter ego en esta historia. Un educador social que decide hacer un “pacto de cristal” con una adolescente embarazada. Ella les entrega la niña a él y a su mujer Adela (Patricia López Arnaiz) y ellos le aseguran un sustento y la sacan del centro de menores en el que se encuentra interna.

Manuel Martín Cuenca con los actores Patricia López Arnaiz y Javier Guitiérrez

Una perversa gestación subrogada que obliga a los protagonistas a aislarse de la sociedad en una especie de secuestro consentido en mitad de la montaña. “Es una pareja que tiene muchísimas ganas de tener un hijo, es lo último a lo que se agarran, posiblemente, antes de separarse y están dispuestos a todo. Si uno hace una lectura profunda, es cierto que lo que hacen es muy bestia, pero es que ellos creen que ese plan puede llegar a buen término”, explica Gutiérrez. La reflexión sobre los límites del bien y el mal y la justificación de esa lucha por una maternidad a toda costa dan a este thriller tintes de drama social, mientras lanza al espectador esa pregunta de tan rabiosa actualidad.

¿Vale todo con tal de ser madre?

López Arnaiz tiene claro que no, pero defiende que para meterse en este tipo de personajes hay que deshacerse de todo prejuicio e intelectualidad. “Esta película es pura experiencia”, asegura la última ganadora del Goya a mejor actriz, por Ane (2020). “Durante el rodaje nos preguntamos muchas veces eso de ¿quién es el malo de esta historia? Lo cierto es que la monstruosidad puede estar en cualquiera de nosotros. En esta película salté ese umbral y no me dio pudor”, asegura la actriz.

Tráiler La hija

La hija (2021), que cuenta con la escepcional banda sonora compuesta por Vetusta Morla, es un viaje inmersivo, lleno de zozobras emocionales y escenas angustiosas que establecen una conexión mimética con el entorno agreste y salvaje de la sierra jienense donde fue rodada. “El paisaje es otro de los protagonistas, ayuda a crear esa desazón, la sensación de peligro y la atmosfera opresiva que buscaba Martín Cuenca”, comenta Gutiérrez. El duelo, los miedos, el dolor y la rabia de los personajes crecen paralelos a los cambios de estación. De la primavera al invierno, cada vez más aislados, todo comienza a helar sus almas, comiéndose la carne y dejando a la vista el hueso y el instinto más salvaje.

Actuaciones con una altísima carga emocional

Para López Arnaiz el aislamiento físico es en realidad un reflejo del estado al que han llegado los protagonistas, Adela y Javier. Una consecuencia de las cargas emocionales que ambos arrastran. “Hay partes de esta historia que se han quedado fuera. Esta mujer viene de haber sido despreciada por las instituciones. La han llegado a decir que no está habilitada para ser madre”. Un dolor que se ve y se siente, pero que no se dice, ejemplo de ese minimalismo narrativo que tan bien maneja el director almeriense.

Irene Virgüez Filippidis, una de las favoritas para el Goya revelación 2022

El cineasta nos habla del vacío y la pena que viene engendrando el personaje de Arnaiz a través de los miedos que expone. “Yo si ella no está segura, no quiero seguir adelante”, dice el personaje de Adela en un momento de la película, aludiendo a Irene, la adolescente a la que da vida la deslumbrante debutante Irene Virgüez Filippidis. “Ella se está jugando mucho emocionalmente. Trabajé eso, quebrarme en escenas en las que me rompía por dentro”.

Secuencias que después no se han usado en la película, pero que sirvieron a los actores para arrancar la acción con la carga emocional en el estado más alto. Ese es el desgarrador talento de Martín Cuenca, una brillantez que tanto Arnaiz como Gutiérrez explotan al máximo en este sobrecogedor thriller de atmosferas salvajes que mantiene un climáx constante de tensión con las herramientas más esenciales y precisas.

comentarios

Comentarios

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here