Home Sin categoría Di una oportunidad a un móvil plegable tras 3 años: ¿volveré a...

Di una oportunidad a un móvil plegable tras 3 años: ¿volveré a mi ‘smartphone’ y mi ‘tablet’?

138
5

Se puede decir que los plegables le están funcionando a Samsung. El año pasado consiguieron poner en el mercado más de 10 millones de unidades. No es una cifra espectacular si la enmarcamos en las ventas totales de teléfonos, pero hay que tener cuenta los precios tan altos en los que se mueven estos terminales y el factor de forma tan diferencial que proponen.

El modelo que arrasa en este particular mercado es el Galaxy Z Flip. Parece claro que el diseño ha gustado y el público entiende como positiva la posibilidad de doblar la pantalla en este formato. Pero a nosotros el que nos interesa es su hermano mayor, el Samsung Galaxy Z Fold 3.

Foto: Foto: Google.

Sinceramente, no soy un experto en plegables y creo que el planeta está lleno de usuarios entusiastas en mi situación: muchas ganas de conocer de primera mano si esta ola es la buena o es un divertimento tecnológico demasiado caro. Con ganas de resolver la duda le he pedido prestada una unidad a Samsung para poder utilizarla durante un periodo largo de tiempo.

Mi intención no es hacer una ‘review’ con ella, ya sabéis que es posible consultar muchos análisis de calidad que llevan publicados desde el día uno de su aparición. Lo que verdaderamente quiero es probar —y compartir— es si con un único ‘gadget’ puedo olvidarme de dos esenciales como son el teléfono y la ‘tablet’.

Partiendo de una posición a los plegables

No os voy a engañar, mi opinión sobre los plegables no es demasiado positiva. Antes de dedicarle este tiempo a confeccionar el artículo había jugado en diferentes ocasiones con ellos y no terminaba de encontrarle la gracia. Aprecio sus innovaciones, que son reales, pero los productos en conjunto no han conseguido crearme una necesidad.

Vista del Galaxy Z Fold 3 en tres posiciones distintas. (K. Puerto)

En cuanto a los productos que aparecen en el mercado, con la sobreinformación tecnológica que disfrutamos es muy fácil hacerse una idea de cómo son. Pero en el caso de un dispositivo con un formato tan diferente, que implica tecnologías novedosas, lo mejor es hacerse con uno e intentar integrarlo en tu vida diaria.

Entre los posibles ‘gadgets’ a probar no tuve dudas en elegir el Fold, ya que considero que su formato ‘libro’ es el que tiene más cosas que ofrecernos. Desde el punto de vista promocional el concepto de presentar una pantalla tamaño ‘tablet‘ en el espacio de un teléfono es toda una golosina. Otra cosa muy distinta es materializar la idea con maestría.

Antes de entrar en detalle podemos adelantar que Samsung ha resuelto muy bien la opción desplegada, tras dos generaciones de Fold. Los coreanos creen en la idea y van a continuar con la evolución: a la vuelta de la esquina tenemos una versión ‘4’ que no parece que vaya a cambiar demasiado en la esencia.

Desplegamos pantalla: primeras sensaciones

Este Galaxy no pasa desapercibido. No importa que estés en un círculo con intereses tecnológicos o con tus familiares más mayores: es desplegar la pantalla y la gente se siente atraída. Lo identifican como diferente y en la mayoría de los casos se interesan por conocer qué es lo que lo hace especial.

Videojuegos y series lucen de maravilla en la pantalla AMOLED. La arruga del pliegue está ahí, pero cuando estamos consumiendo un contenido, nos olvidamos de ella. (K. Puerto)

Una vez pasado ese efecto ‘guau’, tanto en solitario como en público, lo que nos quedan son 7,6 pulgadas de pantalla con toda la calidad que Samsung puede confeccionar (120 Hz, Dynamic AMOLED 2X). Considero que es su posición natural, donde realmente marca diferencias, y no me apetece usarlo cerrado.

Tecnológicamente hablando me parece bastante bien resuelto el sistema de plegado basado en una bisagra, no tanto la arruga que queda en el centro de la pantalla. Nos encontraremos con un pliegue inevitable que notaremos levemente al pasar el dedo, pero no será tan importante si estamos visualizando contenido.

Desde un principio me va quedando claro que es un enemigo bastante fiero de mi pequeña ‘tablet’, una realme Pad mini. Mi teléfono no tiene porque sentirse demasiado preocupado con su llegada.

No me apetece sustituir mi teléfono por este plegable

No sería justa una respuesta tajante para tantos perfiles de usuarios y con los diferentes factores de forma que están apareciendo de plegables. En mi caso concreto, puedo decir con seguridad que no. En primer lugar porque no me convence el tamaño, cuando está cerrado da la sensación de que llevamos dos teléfonos.

El grosor del teléfono cuando está plegado prácticamente dobla al de un teléfono normal. Para mí, es el principal inconveniente para usarlo como terminal principal. (Kote Puerto)

El peso tampoco ayuda, con 273 gramos estamos más cerca de la realme Pad mini que de mi OnePlus 8T. Entiendo que esto no es un problema para todo el mundo, pero para mí es un factor descalificante a la hora de elegir un dispositivo que va a viajar conmigo.

Cuando está cerrado podemos usarlo como un teléfono normal gracias a la pantalla externa, que es de gran calidad y presenta la interfaz en un formato bastante tradicional. Pero para mi gusto es demasiado alta para usarse con una mano, también menos adecuada para mostrar algunos contenidos.

Foto: Vista de la LG G2 de 65 pulgadas sobre la peana. (M. McLoughlin)

Y no estamos teniendo en cuenta el precio, por lo que cuesta el Fold tenemos capital para comprar dos Galaxy ‘normales’ bastante decentes, con especificaciones comparables punto por punto con el dispositivo plegable de Samsung.

En el caso de que me hicieran cambiar forzosamente hacia un plegable apostaría por un Z Flip. Cabe mucho mejor en cualquier bolso y bolsillo, tiene un peso parecido al de un teléfono normal, y sigue presentando un tamaño más o menos abordable para unas manos normales.

Sí, es una alternativa seria para mi ‘tablet’

La ‘tablet’ no es el dispositivo que más utilizo, pero no puedo decir que esté fuera de mis esenciales ya que hay una serie de cosas que me gusta hacer ahí. El tamaño de pantalla mayor hace que consumir vídeo, jugar o navegar sea efectivamente más cómodo.

La pantalla desplegada es el modo natural para este plegable. Tiene poco que envidiar a una ‘tablet’ pequeña como la realme Pad mini o el iPad mini. (K. Puerto)

El principal problema que tengo con las ‘tablets’ Android que han pasado por mis manos es que la interfaz no se la toman en serio. La sensación de teléfono grande es constante y en esto el Galaxy Z Fold 3 tiene mucho que enseñarle a los fabricantes: una multitarea estupenda y un lápiz de gran calidad.

Como comenté anteriormente, el uso que le estoy dando al Fold es el de una ‘tablet’, me sale de manera natural. Su pantalla es estupenda para ver series, canales de televisión o deporte. A la hora de jugar a juegos como Diablo Immortal o Genshin Impact la diferencia es tan evidente en tamaño de pantalla que cuesta volver a jugarlo en el teléfono.

Foto: Foto: EC.

La realidad es que no estoy encendiendo para nada la ‘tablet’ desde que el dispositivo de Samsung llegó a casa. Soy consciente de que si tuviera un iPad la dependencia podría ser diferente, ya que considero que la interfaz y posibilidades del producto de Apple ofrecen una experiencia superior.

Las videollamadas son una funcionalidad que me gusta tener cubierta con otros dispositivos mientras trabajo, y creo que con este Galaxy plegable se puede realizar muy bien. Dejando a un lado la calidad de las cámaras que podemos usar (hay una oculta bajo la pantalla interior), es interesante usar como soporte el propio teléfono: se pliega a la mitad y la pantalla inferior hace de base.

Galaxy Z Fold 3, una multitarea difícil de batir

En el teléfono la multitarea entendida como la visualización de varias ventanas a la vez es una quimera. Los sistemas se las ingenian para dividir la pantalla en dos, pero con tan pocas pulgadas resulta complicado que lo que se vea en cada una tenga sentido.

Con una interfaz eficiente, abrimos tres ventanas que tienen un tamaño útil. Si es una configuración que usas normalmente, puedes dejarla fija con un acceso directo. (K. Puerto)

Las 7,6 pulgadas de nuestro ‘gadget‘ dan mucho más juego en este sentido, ya que estamos en dimensiones parecidas a una ‘tablet’ pequeña. Pero no es solo cuestión de espacio, también de saber aprovecharlo. El trabajo que ha realizado Samsung con su interfaz es bastante bueno, permitiendo presentar hasta tres ventanas con un tamaño bastante utilizable.

Me gusta especialmente poder guardar configuraciones de tres ventanas que normalmente uso, creando un acceso directo que las abre con un solo clic. Las posibilidades multiventana no acaban aquí, ya que es posible presentar sobre las tres aplicaciones divididas, otras cinco más en formato de ventana flotante.

La manera de ejecutar la multitarea es intuitiva y al ‘hardware‘ del teléfono no le cuesta nada. Es justo darle valor al chipset de gama alta que lleva el Fold: Snapdragon 888, 12 GB de RAM, 256 GB de memoria interna, conectividad 5G.

Foto: Foto: M. Mcloughlin

No hay duda de que estamos ante un gama alta que afortunadamente aprovecha la potencia. En este sentido puedo decir que en teoría mejora mi teléfono, aunque en la práctica no lo noto demasiado. Con respecto a la económica ‘tablet’ de realme, sí hay una distancia importante en prestaciones, se nota abriendo el navegador, cargando cualquier juego, o viendo YouTube.

La multitarea llega incluso a la actividad fotográfica, permitiéndonos tener la interfaz de la cámara en la mitad de la pantalla, y una vista previa de las tomas que hacemos en la otra. Gracias al tamaño de estas vistas podremos realizar la revisión de las tomas con mayor comodidad. Queda claro que en multitarea nuestro protagonista le gana al teléfono, también a la mayoría de las ‘tablets’ Android que encontramos en el mercado. Un ejemplo del valor añadido que puede aportar Samsung en sus personalizaciones.

Los punteros son un accesorio poderoso en manos creativas. Si es tu caso puedes confiar en el S Pen, con 4096 niveles de presión y funciones de varita mágica: reconoce movimientos en el aire. (K. Puerto)

Apps optimizadas y un puntero que marcan las diferencias

Contar con una pantalla tan particular en proporciones puede verse de manera negativa o positiva. Es cuestión del número de aplicaciones y contenidos que se llevan bien con ella, aprovechándola con las mínimas franjas negras posibles.

La realidad es que gran parte del catálogo de Google Play se ve como en el móvil, pero estirándose para acoplarse a la pantalla. Por fortuna hay un catálogo de apps ilustres que han sido adaptadas: Netflix, YouTube, Microsoft Teams, Spotify, Google Fotos o Slack.

Los punteros son un accesorio poderoso en manos creativas. Si es tu caso, puedes confiar en el S Pen, con 4096 niveles de presión y funciones de varita mágica: reconoce movimientos en el aire. (K. Puerto)

Los juegos adaptados, la navegación web y las redes sociales son tres actividades que vamos a realizar sin parar en cualquier dispositivo móvil, y en la pantalla abierta del Fold se visualizan mejor que en la mayoría de teléfonos. Con más espacio hay lugar para fotos y vídeos más grandes, y queda espacio para dibujar un teclado en pantalla.

Nuestro Fold cuenta con soporte S Pen, haciendo que la pantalla extendida sea un lienzo estupendo para los más creativos. Si te acostumbras a usarlo también es una alternativa muy cómoda para interactuar con la interfaz de la ‘tablet‘, ya que es muy preciso y responde realmente bien a nuestras acciones. Su funcionamiento está a la altura de las opciones que podemos encontrar en ‘tablets’.

¿Más frágil que un teléfono normal? No tanto

Con respecto a una ‘tablet’ o un teléfono el dispositivo no se siente tan sólido en la mano. Es lógico, tenemos partes móviles y mecanismos que nos hacen pensar que con el paso del tiempo puede ocurrir un desgaste en su funcionamiento.

No hablaría de sensación de fragilidad, pero si lo miras como un dispositivo que tiene que acompañarte mucho tiempo te surgen algunas dudas. Samsung trata de aclararlas con unas cifras oficiales de plegados y algunos usuarios le ayudan a demostrar que eso está más que superado.

Foto: El iPad Pro 2021, una bestia atada en corto. Foto: M. Mcloughlin

Ok, me quedo tranquilo con el plegado. Pero el precio y su contundencia hacen que sea cuidadoso con los lugares en los que lo coloco o transporto. Hablando de llevar puesto, su grosor no invita a que lo metamos en el bolsillo, así que de nuevo nos volvemos alejar del concepto teléfono.

Este último modelo de Fold es resistente al agua, eso ayuda bastante y lo iguala con una capacidad a la que ya estamos más que acostumbrados en nuestros teléfonos. Lo que no pinta tan bien es la bisagra, ahí dentro entra polvo, incluso arena, y no sabemos cómo afectará eso en el tiempo. Sí debemos ser justos y darle valor a la protección de la pantalla interior cuando está plegado. Desde la época de los teléfonos de concha no habíamos podido transportar con tanta tranquilidad un teléfono. También es positiva la respuesta ante impactos de la pantalla, ya que no se usa el típico cristal: está confeccionada con un componente plástico que le otorga la flexibilidad.

Samsung Galaxy Z Fold 3, ¿el dispositivo móvil total?

Si has llegado hasta aquí sabrás que el Fold no me convence como teléfono. Aunque puedes hacer cualquier cosa que harías con un iPhone o un Galaxy de gama alta, la experiencia de uso no es tan satisfactoria. Bien sea por forzarnos a desplegar pantalla, bien por el extra de peso y grosor que nos hace llevar encima.

Como ‘tablet’ pequeña, me parece más que notable, mejor que muchos modelos Android. Nos ofrece un tamaño de pantalla que claramente es mucho más atractivo que el de un teléfono para muchas funciones, y una multitarea que convence.

Desgraciadamente la inversión a realizar es demasiado alta para lo que nos llevamos a cambio. Por el precio del plegable de Samsung tenemos acceso a un fantástico Galaxy S22 y un modelo de iPad bastante contundente.

Tras 20 días usando el Fold, cada día tengo claro que quiero volver a mi móvil, por tamaño. También que es mucho mejor ‘tablet’ que la mayoría de modelos Android del mercado. (K. Puerto)

Dejando a un lado la razón y la lógica no seré yo quien eche por tierra el fantástico trabajo de ingeniería y diseño que hay en este ‘gadget’. No lo compraría como primera opción, pero tras 15 días de uso, mi opinión ha cambiado hacia una postura mucho más positiva: ya estoy echando en falta la mejor ‘tablet’ pequeña que he usado.

Pantallas flexibles, hacia dónde vamos

Hace poco más de un lustro aparecieron teléfonos Android (OPPO, Vivo) que rondaban los cinco milímetros de grosor, tan delgados como funcionales. Partiendo de ese logro en dimensiones no es una utopía pensar que pronto habrá “Folds” mucho más delgados y livianos, que quepan en el bolsillo de una manera parecida a nuestro teléfono tradicional.

En todo este proceso evolutivo lo esperado es que las tecnologías vayan reduciendo sus costes y poco a poco vayan apareciendo teléfonos plegables que bajen de gama. No podremos hablar de una tendencia establecida hasta que no haya productos que se muevan cerca de la barrera de los 600 euros.

¿El próximo gran salto? Puede que no esté en los pliegues y lo que demandemos sean dispositivos con pantallas que se enrollan, pero para llegar hasta ellos es necesario dominar esta fase.

Si quieren comprar algunos de los productos mostrados en este artículo, pueden hacerlo en:

Z Fold 3 (1259€) OnePlus 8T (410€) Realme Mini Pad (199€)

_________________________

El Confidencial ha seleccionado los productos para esta ‘review’ siguiendo un criterio estrictamente editorial. El texto incluye una selección de botones/enlaces para comprar el producto al menor precio posible. El Confidencial puede generar ingresos por las ventas de estos productos, pero la inclusión de los enlaces cumple una mera función de servicio al lector dentro de un contenido periodístico.

comentarios

Comentarios

5 COMMENTS

  1. It’s a pity you don’t have a donate button! I’d certainly donate
    to this excellent blog! I guess for now i’ll settle for book-marking and adding your
    RSS feed to my Google account. I look forward to fresh updates and will share
    this blog with my Facebook group. Chat soon!

  2. Memilih game Slot Gacor yang paling menguntungkan sejatinya tak terlalu susah.
    Banyak pemain yang membuktikan kerasnya kancah taruhan tidak
    sebanding dengan upaya yang dijalankan. Dari korelasi tersebut bisa diartikan bahwa
    game legendaris tersebut sangat berpotensi besar dari pada permainan judi lainnya.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here