Home Noticias Castillos y fortificaciones, un atractivo turístico para las zonas más despobladas

Castillos y fortificaciones, un atractivo turístico para las zonas más despobladas

24
0

La arquitectura defensiva como castillos, fortificaciones o torreones constituye una parte importante del patrimonio cultural español. Diseminados por todo el territorio hay centenares de vestigios de unas construcciones que fueron decisivas en las batallas que durante siglos se libraron en la península. Primero en las luchas entre cristianos y musulmanes, después entre los diferentes reinos.

Loarre es el castillo rómanico mejor conservado de Europa cropper

Algunos consiguieron sobrevivir en manos de la nobleza, otras construcciones perdieron su función y acabaron convertidas en ruinas. Ahora, cada vez son más las voces que reclaman la recuperación de la arquitectura militar como parte del patrimonio y como un incentivo para fomentar el turismo en las zonas más despobladas.

Hasta hace poco se han estado dinamitando los castillos

Pablo Schnell forma parte de la Asociación Española Amigos de los Castillos, un colectivo que lucha desde hace más de 70 años para poner en valor la arquitectura defensiva en su conjunto. “Eran considerados ruinas inútiles. Hasta hace poco, no tantos años, se han estado dinamitando los castillos, cuando estaban en mal estado, para que no fueran peligrosos, en vez de restaurarlos y rehabilitarlos”, asegura Pablo, quien considera que la situación ha cambiado radicalmente en lo que llevamos de siglo. “Ahora estamos en un periodo de restauración. Nunca ha habido tantos castillos en restauración y se han valorado tanto como en el siglo XXI”, destaca Schnell..

El Castillo de Loarre, en Huesca, es el castillo románico mejor conservado de Europa, para algunos también es el más bonito de España. Sus paredes son testigo de la historia y cada día decenas de personas recorren sus pasillos admirando su arquitectura.

Los mejores maestros de obra del mundo trabajaron en Loarre

Roberto Orós es el alcalde de la pequeña población aragonesa de Loarre y lleva también la empresa que gestiona el castillo. Nos hace de guía y nos explica que Sancho Ramírez, a mediados de S. XI se hizo vasallo del Papa, y reforzó los castillos con órdenes monásticas, financiadas desde la Santa Sede

Castillo de La Mota es uno de los castillos más restaurados de España cropper

“La iglesia financió la obra y los mejores maestros de obra del mundo trabajaron en Loarre”, concluye Orós. Miles de personas acuden cada año a esta zona del norte de Aragón para visitar el castillo, que se ha convertido en el bastión dl reclamo turístico aquí.

Restauraciones contra el olvido

Recuperar el castillo y que suponga reclamo turístico para la zona es lo que pide la Asociación amigos del Castillo de Villel de Mesa, en Guadalajara. “Siempre han caído piedras del castillo. Mi padre las recogía y decía: una piedra que ha caído del castillo… Pero el año pasado cayó una gorda que rompió el tejado”, Mari Carmen López pasó su infancia cerca de las ruinas y ella, como otros vecinos del pueblo ha sido testigo del deterioro que va sufriendo el castillo, que hace más de 400 años que está abandonado. Las últimas lluvias produjeron graves desprendimientos y finalmente, el Ministerio de Hacienda, que es actual propietario del castillo de Los Funes, se ha puesto manos a la obra para paliar el deterioro de la fortificación.

En 1939, con media España destrozada, se continuó con la restauración de La Mota

Frente a los castillos en estado ruinoso hay otros muchos que se mantienen en pie y bien conservados. Están así porque se han ido restaurando. Es el caso del Castillo de la Mota, en la localidad segoviana de Medina del Campo, que empezó a restaurarse ya en 1913. Se cree que pudo ser el lugar donde murió la Reina Isabel La Católica y esto lo convirtió en un lugar de culto.

El franquismo se apoderó de los símbolos de los Reyes Católicos, como el águila del escudo y el yugo y las flechas, y también quiso mantener en buen estado este castillo. “En 1939, con media España destrozada, con todas las infraestructuras y casas destrozadas se continuó con la restauración de este castillo”, explica, Pablo Schnell, miembro de la Asociación Española Amigos de los Castillos. Aquí se instaló la escuela de oficiales de la sección femenina de la falange. Ahora, continúa funcionando como un centro de formación para profesores y también es una visita obligada para los admiradores de la arquitectura defensiva.

También a Peñafiel acuden cada año miles de turistas a ver el castillo de la ciudad, que se encarama en una colina y que tiene más de 200 metros de largo. Siempre fue un mirador excepcional, disputado entre musulmanes y cristianos. La primera gran obra es en el S. XIV con el Infante Juan Manuel, autor entre otras de la obra “El conde Lucanor” y sobrino de Alfonso X El sabio. En el año 1917 en castillo de Peñafiel fue declarado Monumento Nacional.

Peñafiel tiene más de 1000 años de historia bélica

Según Jesús de la Vila, profesor de la Universidad Autónoma de Madrid y autor junto con Daniel Sanz Platero de un libro sobre el Castillo de Peñafiel, este castillo nunca fue conquistado. “Peñafiel tiene más de 1000 años de historia bélica”, explica que fue decisivo en las luchas contra los musulmanes, posteriormente en la guerra civil de Castilla entre los infantes de Aragón y sus primos, los Trastámara, en el S.XIX durante las guerras Carlistas y también, en 1939, sirvió para colocar una batería antiaérea en lo más alto de la torre.

El pintor Ignacio Zuloada compró el castillo de Pedraza a principios del siglo pasado e instaló allí su estudio. cropper

Ahora la función del castillo es turística. Javier Mena se encarga de recibir a los visitantes interpretando siempre algún personaje relacionado con la historia. El patio principal del Castillo ya no alberga armas, sino el museo provincial del vino de esta zona de la ribera del Duero.

Castillos de película

Mantener un castillo cuesta dinero. Lo saben sobre todo los que tienen uno, porque buena parte de estas instalaciones están en manos privadas. El Castillo de Castilnovo, como muchos otros, recurre a las bodas, eventos y a campamentos de verano para su financiación. Ahora, sus más de 5.000 metros edificados y las 78 hectáreas de terreno que lo rodean están a la venta por 15 millones de euros.

El interior de esta edificación, que tiene 22 habitaciones. Alberga colecciones de lo más variopintas; de cucharillas de café, de abanicos, de armas, de soldados de plomo… Y una colección de pinturas del artista Manuel Manpaso. En el interior del castillo de Castilnovo hay también dos bibliotecas, una de ellas dedicada a México, país con el que el último propietario del castillo, José Garate, tenía parte de sus negocios.

Otro castillo en el que las batallas han cesado y triunfa el arte es el castillo de Pedraza. Lo compró el pintor Ignacio Zuloaga en 1926. Ahora en su interior se pueden contemplar numerosas obras de este artista de Éibar, que tanto retrato a la nobleza europea, como a los más desfavorecidos.

Zuloaga, que dejó su imprenta azulada para siempre en los billetes de 500 pesetas eligió este pueblo segoviano para instalar su estudio atraído por los colores cálidos y el clima del lugar. El castillo, y también el pueblo de Pedraza han sido escenario de numerosos rodajes, como la serie “30 monedas” o “Isabel” de TVE. Para mantenerse aquí también tienen que recurrir al alquiler para eventos. Por 4.000 euros uno puede disponer del castillo durante todo un día.

comentarios

Comentarios

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here