Home Entretenimiento Calcetines: de ser repudiados a convertirse en protagonistas esta temporada

Calcetines: de ser repudiados a convertirse en protagonistas esta temporada

9
0

Ni siquiera es necesario viajar en el tiempo hasta tan lejos para recordar lo que rehuíamos de ellos cuando los que comprábamos por decenas eran los antiestéticos pinkies que dejaban los tobillos al aire hasta cuando el termómetro marcaba temperaturas heladoras. Suerte que la moda ha sabido aprovechar el contexto presente en el que el confort es el que manda para hacer que estos accesorios dejen de ser los grandes repudiados que siempre terminan desparejados tras perderse misteriosamente en la lavadora.

No creas que esta salida del destierro se ha producido de la noche a la mañana. Primero se fusionaron con el calzado -los botines elásticos y las zapatillas bautizadas como Speed que Demna Gvasalia creó para Balenciaga tienen toda la culpa- para después ser deconstruidos de manera que ambas partes cobrasen la importancia que merecían. Y ha sido poco a poco como han ido consiguiendo ser un elemento más a tener en cuenta a la hora de conformar cualquier look. Ahora hay quien directamente empieza pensando en ellos, y la prueba está en la cantidad de estilismos que pueden verse en el street style que tienen a los calcetines como protagonistas.

Lo que aportan es estilo y, sobre todo, mucha practicidad, porque si en algo estaremos de acuerdo la mayoría es en que son todo evidentes ventajas a la hora de llevarlos. Mantienen los pies calientes, te permiten dar rienda suelta a tu creatividad y hacen que el calzado que se escoja sea mucho más confortable con ellos puestos. ¿Resultado? Ya no hay quien se resista a renovar pares para su armario.

Así son, así se llevan

La tendencia comenzó de manera divertida con calcetines de coloridos estampados que se asomaban ligeramente bajo el pantalón a modo de fantasía, pero ahora son los clásicos de deporte los grandes favoritos. Exactamente los mismos que hasta ahora aborrecíamos por su extrema sencillez: largos, estriados, de algodón grueso y en impoluto blanco.

También los de canalé y aquellos calados que tanto recuerdan a los que de pequeña eran dúo inseparable de los zapatos tipo merceditas tienen su espacio este invierno. No hay más que echar un vistazo rápido por las principales marcas low cost para ver cómo el catálogo de referencias ha sido notablemente ampliado en este campo.

Cualquiera de estas versiones se lleva con zapatillas -sobre leggings o pantalones tipo joggers es el combo que más adeptas ha conseguido por el momento- pero también con botas de montaña cuando se trata de lucirlos con faldas y hasta con mocasines al más puro estilo Michael Jackson con los que generar un mayor contraste de estilos y colores. Una ruptura de las normas de estilo tradicionales en toda regla antes la que solo pueden rendirse las más valientes.

Y, ojo, porque no parece que vaya a quedarse en esto la apuesta. Como ya hicieran la pasada temporada firmas como Fendi, Salvatore Ferragamo o Anna Sui al presentar sus propuestas, ya hay veredicto de que no será nada pasajero, y son otras tantas como Jacquemus, Dolce&Gabbana o Gucci las que ya han avanzado que a partir de primavera los seguiremos llevando de una manera más controvertida, con sandalias. En este caso, la manera de sacarlos partido es con modelos clásicos tipo pala, con las que beben del calzado técnico de hiking llenos de tiras con velcro y, el más difícil todavía -o fácil, según se mire-, con zapatos de tacón.

comentarios

Comentarios

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here